Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
El Coto de Bros
Blog de Caza
07 de Abril, 2017    General

ATALAYANDO, QUE ES GERUNDIO



Principios requieren las cosas. ¿Quién no habrá atalayado nunca? El atalayador que atalaye o haya atalayado buen atalayador será. Eso dicen. Y, yo me lo creo, porque en numerosas ocasiones he sido en mi niñez y primera juventud, confieso, un buen atalayador, síntoma inequívoco de que atalaye lo mío. Atalayar me ha permitido entrar en un  periodo de formación previo a iniciarme en la caza debidamente documentado. Atalayar significa graduarse en el arte de adquirir conocimientos, quizás experiencia.

Atalayar también es cazar, aunque al atalayador no sienta el goce que produce cobrar, y, lo que eso supone. Atalayar es un  ejercicio de expectativas sujeto a observación en un lugar determinado de lo que pueda acontecer si el autor del lance no tiene el acierto que persigue. Situación generada que facilita  a la pieza (Arcea, Perdiz) objeto de ser abatida, no siéndolo, a  salir en vuelo huidizo característico  propio de quienes han sentido cercana la posibilidad de no poder hacerlo nunca más.

Atalayar es un período de formación previo a iniciarse en la caza. Una etapa de meritorio que incluye del pasaje de la  máxima atención desde un lugar estratégico del rumbo seguido por el ave voladora y su probable posterior asentamiento.

No siempre he sido atalayador, como es lógico.  En mi primera incursión en pos de la escurridiza Arcea, cumplida la edad reglamentaria que me permitiese cazar y con los documentos de rigor en regla,  pasé de atalayador a atalayado. Es decir: se cambiaron los papeles; sería mi padre el atalayador. Con el arma paterna al hombro, marca Arrizabalaga, calibre 20, hecha en Placencia (Vizcaya) que aún, pasado el tiempo, conservo como “oro en paño”, me habría esperanzado a tratar de emular los lances que tantas veces había tenido la oportunidad de observar cuando acompañaba en este arte aquellos señeros cazadores de Arceas, fundamentalmente.  

 El Sol, Pointer de fina estampa, con clase y buenos vientos, blanco con manchas negras, sería el encargado de generarnos expectativas que posibilitasen mi primer lance. Sería de Domingo. Un festivo de mañana otoñal soleada, próxima a la entrada del invierno, temperatura agradable. El Alto del Llamigu, situado entre Labra (Onis ) y Nueva de Llanes, tenía un rincón característico que manteníamos en el mayor de los secretos, explorado por nosotros dos en múltiples ocasiones con resultados dispares, cumpliendo parte de nuestras ilusiones. Rara vez salía mi padre de vacío. Movíamos el perro y yo una ladera de bajo matorral, muy “soleyera” enfrente de una eucalitera “sombría”, interpuestas ambas vertientes por un sendero divisor,  bajo la atenta mirada de mi progenitor (aquel día renunció a llevar el arma, dejándome todo el protagonismo para mí).

En esas estaba, siguiendo instrucciones, muy atento a los movimientos del perro, cuando a media ladera, sucedió lo que tanto anhelaba, el perro trabajaba algo, le denotaba los movimientos de su cuerpo que no eran los normales en situación de  normalidad; la pequeña cola cimbreaba a derecha y a izquierda, el cuello estirado y el hocico bajo en situación de rastreo le hizo detenerse y marcar su extraordinaria postura. Despacio me acerqué a él, acariciándolo suavemente y con un leve empujón de mi pierna le hice que fuese en pos de la pieza. Un disparo que alcanzo a la “dama del bosque”, pero que no fue lo suficiente para su cobro inmediato. Había salido en vuelo rasante, visiblemente tocada, por detrás, a la esquina  de un abrevadero de agua para el ganado situado en un desnivel del terreno.

El  Sol, fino estilista, como no podía ser de otra manera, rápido la siguió, corrí a situarme por detrás de la fuente, rebasada esta, el can mostraba de nuevo su postura. Poco o nada le aguantó el acoso de su patroneo, lo suficiente para que yo llegase. Salió a un  medio volar, lo que me permitía efectuar un segundo disparo que, en esta nueva oportunidad, sería el definitivo. Cobrada la pieza con gran satisfacción; contemplada con gran deleite, salí a un recodo del monte a mostrarle orgulloso a mi padre la Arcea abatida.

Aquí en este momento, surgió la anécdota, algo que yo no esperaba. Mi padre no había atalayado bien. Desde el sitio en que se encontraba cuando efectué el segundo disparo era imposible que me viese; si pudo ver  el preámbulo que posibilito la acción del primero. La sorpresa fue la reprimenda que me echó, increpándome por haber abatido en el suelo a la Arcea, cosa que nunca ocurrió. Creo que se lo había supuesto. Toda mi emoción se desvanecía en aquel momento. Le dije que la abatí al vuelo, una vez levantada por el perro.

Una vez reunidos le comenté los pormenores del segundo disparo, dejando claro, por mi parte que el lance había sido correcto, siguiendo los cánones que rigen para todo aquel cazador que se precie de serlo. Nuevamente insistió en la conveniencia de no hacer disparos a la caza menor cuando está en el suelo. Argumentó que a la caza siempre hay que darle ventaja para que puede defenderse. Creo que no le convencí. Nunca he disparado a una pieza de caza menor en el suelo.  Aquel día, el extraordinario padre que lo fue para sus hijos, convertido en forma circunstancial en atalayador, no fue buen atalayador.

De estas cosas y otras muchas, nace la importancia de ser un atento atalayador, Y, yo, lo he sido. De eso, doy fe.

Palabras claves , , ,
publicado por eduardobros a las 06:05 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
SOBRE MÍ
FOTO

Eduardo Bros Martínez



» Ver perfil

CALENDARIO
Ver mes anterior Septiembre 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
BUSCADOR
Blog   Web
TÓPICOS
» General (369)
NUBE DE TAGS  [?]
SECCIONES
» Inicio
ENLACES
MÁS LEÍDOS
» 50 AÑOS DE HOMOLOGACION DE TROFEOS DE CAZA MAYOR EN ESPAÑA. (Formulas oficiales y metodologías de valoración)
» RECECHANDO VENADOS "ESCAPONES" EN PEÑA MAURIN-GRADO (ASTURIAS). ME QUEDE SIN OPCION.
» EXCELENTE TEMPORADA DE JABALIES EN EL COTO SOCIAL DE GRADO. (ASTURIAS)
» EL JABALI EN ASTURIAS ES EL PROBLEMA Y LA SOLUCION
» GALERIA DE IMAGENES
» JAVIER ORNIA: PASION POR LA CAZA
» CUADRILLA JABALINERA DE TOLINAS (GRADO-ASTURIAS)
» LOS CAZADORES ASTURIANOS EN CLARA DISCRIMINACIÓN
» Monteros de la Peña de Caza Tolinas, de Grado
» SOBRE EL NIVEL POBLACIONAL DEL CORZO EN ESPAÑA
SE COMENTA...
» GARANTIAS LEGALES SUFICIENTES A LOS CAZADORES PARA REGULAR AL LOBO
1 Comentario: martine
» RECECHANDO EN EL SUEVE GAMO MACHO TROFEO
1 Comentario: http://www.wp.de
» CAZA SIN MUERTE. LO ABSURDO DE UNA PROPUESTA
1 Comentario: ruben
» LA CAZA DE JABALIES SIN CUPO EN ASTURIAS-
1 Comentario: J.A SOL IGLESIAS
» ODIO VISCERAL HACIA LOS CAZADORES
2 Comentarios: Juan Ángel, tit
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad