Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
El Coto de Bros
Blog de Caza
10 de Junio, 2012    General

EL COBRO DE UN VENADO CON UN DISPARO A UNA DISTANCIA DE 400 METROS


No soy presuntuoso, el poseer esta actitud,  quien bien me conoce sabe perfectamente  que no es una de mis debilidades o defectos.  De cualquier manera,  el hecho cierto,  es que ocurrió y me atrevo a contarlo con gran  satisfación,  al fin y al cabo estamos en una página de opinión, que habla fundamentalmente de caza, en donde tambien tienen cabida   contar  anécdotas de este tipo, que son creíbles, por verdaderas,  tal como la que  les  relataré,  cuestión que dio lugar a que sucediera un  hecho insólito, al menos para mí, pues nunca me había ocurrido con anterioridad, pero que no descarto pueda volver a ocurrir en un futuro ¿porque no? 

Disfrutaba de un permiso (que por sorteo me  había correspondido) para rececho de un venado, con opciones a trofeo, en la Reserva Regional de Riaño (Castilla-León). La cita con el guarda acompañante había sido acordada previamente, en  hora temprana, cercana al alba del nuevo día, en la localidad leonesa de Vegacerneja, distante a unos diez kilómetros del  bello pueblo de Riaño, capital del municipio que lleva su nombre.  No identificare a este celador, estupendo profesional,   me gustaría poder hacerlo, me quedo con las ganas, por aquello de la privacidad en los medios,   de larga y fructífera trayectoria en el cumplimiento de sus funciones, persona  de trato sencillo y respetuoso con todo el mundo, como he podido comprobar, alejado de cualquier tipo de banalidad, viejo conocido, en otras circunstancias,  del que aquí suscribe.

Una vez ubicados en el lugar del encuentro, celebrados los saludos de rigor, primeros cambios de impresiones  cumplidos los trámites, en lo que a mí se refiere,  para la debida  comprobación de los documentos de caza, el siguiente paso consistió en  introducirnos en el todo  terreno con nuestros bártulos debidamente asentados,  incluido el 7 MM. R. M. de mi propiedad,  del que haría uso más adelante,  e iniciar un recorrido, rumbo al cazadero,  por una pista de trazado sinuoso, en tramos de mala calzada, muy abandonado su firme,   finalizando  el trayecto en algo que denotaba, por su aspecto, haber sido en otro tiempo lugar de pastoreo de ganado domestico.

Las condiciones climatológicas de aquel 27 de Setiembre,  hacían presagiar una jornada de caza idónea en cuanto a metereología se refiere. Temperatura templada y  agradable, mañana clara, de mucha luminosidad,  sin viento, cielo azul; elementos atmosféricos posicionados  a nuestro favor,  que nos facilitaría  poder vigilar y analizar con mejor detalle a través de nuestros visores, cualquier   movimiento que pudieran hacer este tipo de ungulados en aquellos terrenos próximos a nuestro  elegido observatorio.

La  “berrea” del venado, todo un acontecimiento acustico de excepcionales proporciones  que se produce de forma puntual e inalterable a lo largo y ancho de nuestra geografía patria (gracias a su extraordinaria densidad en numerosos asentamientos) en el ambito de la naturaleza,  recien dió comienzo   la estacion otoñal,   para solaz recreo y deleite de quienes amamos el  ecosistema;  es época señalada de celo para esta variedad  de herbivoros   en el calendario cinegético español,   un proceso que la sierra y nuestros montes asturianos  cargados de  variopinta  diversidad,  faunista y floral,  tiempo inalterable en  la estacion otoñal,  llamada esta especie a procrearse, no sin antes  haber tomado parte en   duras y cruentas luchas intestinas con los de su igual, en busca de un vencedor territorial que le convierta en un lider,  dueño y señor de los destinos  de un  “harén” conquistado,   que le facilite desde la prominencia alcanzada,   cumplir con diligencia y eficacia  en las exigencias que la naturaleza le demanda  en pos de la sostenibilidad y renovación  de sus recursos.

 El grito profundo, poderoso  y bravío que es el “berro” de un macho de venado, oída su fuerte  resonancia con intensidad cuando se produce, bien  en la espesura del bosque, algún que otro descampado,  o entre montes cubiertos de  extensos   “brezales” y “jaras”, ademas de lo que se  supone el sonido gutural tan caracteristico que emite en estos trances, sirva o    se  convierta en un señuelo perjudicial para su integridad fisica,  que les hace  delatar su posición, probablemente sea  un aviso, como recordatorio  a sus congéneres macho, advirtiéndoles del marcaje de su territorio, seña conminatoria para posibles intrusos,  o llamadas de reclamo  a las hembras,  algo muy necesario  que les apremia que juega en su contra,   que bien pudiera ser definitivo para   los fines que persigue un cazador.

Uno de estos sonidos acústicos como estigma,  lanzado a los cuatro vientos, recogido en las altas cumbres y  por  el eco de los valles,  nos propició la posibilidad de observar muy temprano, en su estado puro, en un abierto del bosque,  acompañado de tres  hembras,  a un ejemplar  macho de bonito trofeo, una calidad del mismo en cuanto a su cuerna, que no me ofrecía dudas en  mis pretensiones de poder abatir uno de las características que presenciaba. Se hizo una entrada con sigilo, tomadas todas las precauciones no fuesemos a ser detectados,  por uno de los lados del bosque, previo rodeo del mismo, con la pretensión  de situarnos cercanos al linde con la pequeña pradera, lugar de ubicacion de los animales,  siempre  con   el aire a nuestro favor, una acción   que personalmente considere como la más adecuada; nada que objetar a la estrategia del guarda, veterano y con experiencia en estas lides; el arma apoyada en la horquilla y   en situación de disparo, el visor corregido y a punto,  la distancia de  cien metros, esperando únicamente que  la pieza me ofreciese más “chance” se  exhibiera y me diese mejor cobertura de  su cuerpo. Todo terminó en décimas de  segundo, nuestras expectativas de cobrar la pieza,  se desvanecieron:   una hembra, venida de atrás,  con la que no contábamos, irrumpió alocadamente en aquel pasto,  alertando al grupo   de nuestra presencia; en un instante desapareció cualquier atisbo de vida cervuna que habíamos podido contemplar. Ocasión fallida,  a mi pesar, que lamenté, pues  la pieza era interesante.

Nuevamente en acción, nos situamos en una atalaya, de amplio panorama. A nuestros pies un valle  hundido,  de espesos matorral,  por el que transcurría un pequeño riachuelo; enfrente una ladera pronunciada de grandes proporciones cubierta de espesa vegetación; en su interior, asomando su figura,  se encontraba  un macho  en labores de control sobre  a una hembra  situada a una prudente distancia. “Prismateado” el animal, observada y analizada  su testa, se podía decir que cumplía los requisitos básicos que yo me había marcado en la realización del permiso. El cómo hacerlo, se complicaba, pues nuestro amigo, era rácano  en mostrar integra su anatomía. Aun eran las ocho de la mañana, la visibilidad, como digo, perfecta, el viento inexistente. La pieza no daba tregua, seguía inmóvil, impertérrito,  muy concentrada su vista en la graciosa y ansiada  prenda. Sucedió que hacia las nueve, antes del mediodía, un venado joven, en el viso del monte,  hizo su aparición: audaz como el que más, sabía lo que buscaba,  no dudó ni un instante  en provocar  al adulto pretendiente y decidido se fue a por la hembra. Un movimiento que hizo reaccionar al maduro, que, caso de no ser diligente,  podría perder los favores de su anhelada compañera,  cuestión que le obligo a moverse y  a cambiar la visión de su cuerpo, un instante suficiente que me permitía verle con nitidez, a pesar de su distancia (400 mts. según me señaló el guarda) en toda su grandeza.

Esa circunstancia tan positiva para mis intereses,  me impulsó a tomar una decisión. El venado me agradaba, su cuerna daba la impresión  de estar bien construida,  arqueada con uniformidad, sus rosetas sin desmerecer. Mis recursos crematísticos se adaptaban al cobro de un venado bien concebido y estructurado y no a un trofeo espectacular, si es que lo había, que pudiese resultar delicado para mi modesto bolsillo.  Todos estos ingredientes que me satisfacían fueron el detonante de mi acción posterior. Después de una hora de contemplación y espera,   le comunique al guarda que en aquellas condiciones favorables le haría un disparo. Sorprendido por mi decisión  me hizo ver la dificultad que se presentaba para obtener éxito. Le dije que me encontraba seguro, muy tranquilo. La mochila al suelo, en un saliente de roca, reforzado el amortiguamiento por un polo, apoyé el rifle, calcule el lente, lo gradué a mi visión; justo a tiempo de accionar el gatillo, un rayo de sol se interpuso en el visor, cegándome, alertado el guarda, interpuso su mochila entre la luz penetrante y el arma, no sin antes recomendarme, que apuntase 25 centímetros por encima de la paletilla, pues calculaba que la caída de la bala tendría ese efecto. En esas estaba, accionando el gatillo y cuál no sería mi sorpresa al producirse el derrumbe de la res. Sorprendidos ambos por el éxito de la misión, vencida la agradable sorpresa, nos encaminamos hacia el lugar de los autos.

Debo de rendirme a la experiencia del guarda, al conocimiento exhaustivo que mostró tener de aquel “matorrojon” de pequeños carbayos, pues me hubiese resultado difícil, por no decir imposible,  en aquellas condiciones, localizar la pieza  abatida. Se encontraba a unos 25 mts. del lugar (marcaba 375 mts. al punto del disparo) en que sufrió el impacto, al  cual habíamos llegado, gracias al buen oficio del guarda. Dejaba entre la hojarasca pequeñas manchas de sangre  que permitió su cobro. No se acababan las sorpresas al comprobar que la bala le penetró por toda la paletilla; una munición KS. de l65 g. para un calibre 7 MM. R. M.

A posteriori, unas horas más tarde,  el tiempo cambió drásticamente,  una  espesa niebla hizo su aparición cubriendo con su manto de humedad  todo el monte alto. Suerte que la cacería ya estaba hecha.

  

  

 

 

 

 

 

 

 

      

 

Palabras claves , , , ,
publicado por eduardobros a las 05:53 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
SOBRE MÍ
FOTO

Eduardo Bros Martínez



» Ver perfil

CALENDARIO
Ver mes anterior Octubre 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031
BUSCADOR
Blog   Web
TÓPICOS
» General (372)
NUBE DE TAGS  [?]
SECCIONES
» Inicio
ENLACES
MÁS LEÍDOS
» 50 AÑOS DE HOMOLOGACION DE TROFEOS DE CAZA MAYOR EN ESPAÑA. (Formulas oficiales y metodologías de valoración)
» RECECHANDO VENADOS "ESCAPONES" EN PEÑA MAURIN-GRADO (ASTURIAS). ME QUEDE SIN OPCION.
» EXCELENTE TEMPORADA DE JABALIES EN EL COTO SOCIAL DE GRADO. (ASTURIAS)
» EL JABALI EN ASTURIAS ES EL PROBLEMA Y LA SOLUCION
» GALERIA DE IMAGENES
» JAVIER ORNIA: PASION POR LA CAZA
» CUADRILLA JABALINERA DE TOLINAS (GRADO-ASTURIAS)
» LOS CAZADORES ASTURIANOS EN CLARA DISCRIMINACIÓN
» Monteros de la Peña de Caza Tolinas, de Grado
» SOBRE EL NIVEL POBLACIONAL DEL CORZO EN ESPAÑA
SE COMENTA...
» GARANTIAS LEGALES SUFICIENTES A LOS CAZADORES PARA REGULAR AL LOBO
1 Comentario: martine
» RECECHANDO EN EL SUEVE GAMO MACHO TROFEO
1 Comentario: http://www.wp.de
» CAZA SIN MUERTE. LO ABSURDO DE UNA PROPUESTA
1 Comentario: ruben
» LA CAZA DE JABALIES SIN CUPO EN ASTURIAS-
1 Comentario: J.A SOL IGLESIAS
» ODIO VISCERAL HACIA LOS CAZADORES
2 Comentarios: Juan Ángel, tit
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad