Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
El Coto de Bros
Blog de Caza
10 de Noviembre, 2017    General

¿PORQUE ESA DEFENSA TAN "NUMANTINA" DEL LOBO IBERICO




 


 ¿A qué obedece querer para Asturias una densidad poblacional de este canido muy superior de la que hay en la actualidad? ¿Es necesario o conveniente? ¿Cuáles pueden ser  los motivos  que  parece tanto apremian a sus defensores?  El Lobo en Asturias ha pasado de ser especie en peligro de extinción a protegida. En los últimos 25 años ha duplicado su censo (a  pesar de la regulación que se le hace),  según estadísticas oficiales, pero que no concuerdan en absoluto con las estimaciones al alza de algunos residentes en núcleos rurales que valoran  pueda haber una cantidad cercana a los 500 individuos. Lo cual significa que ha sido posible una recuperación de ejemplares de este formidable” carnívoro”, en otro tiempo no lejano,  gravemente amenazada su existencia, que le ha permitido crecer en orden a un determinado número de jaurías difíciles de precisar en la composición cuantitativa de sus unidades.

No se sabe con certeza, solamente se intuye, porque es muy complicado de situar cuantitativamente la densidad que alberga Asturias este animal. Aquellos técnicos-científicos en nómina de la Consejería y aquellos otros subvencionadas sus organizaciones de tipo ecologista, que dicen saber de que va esto,  precisan en la emisión de sus informes,  una cuantía de familias loberas en torno a una “horquilla” de entre 38 a 40 grupos,  lo que pudiera suponer unos 250-270 ejemplares, incluso alguno más. Unas cifras que no se asemejan, ni con mucho, a las de otras épocas lejanas. Si se echa a la vista atrás, es decir, volviendo al pasado, mediados del siglo XIX, debemos conceptuar que,  el nivel poblacional existente por aquel entonces, según  queda recogido en documentaciones al efecto de la Junta General de Principado,  era manifiestamente muy superior al actual.

Evidentemente de ser ciertas las apreciaciones, la comparación no se resiste; se abatían más ejemplares en un año  que la totalidad de los que hay en Asturias en la actualidad. Baste decir, como muestra diferencial,  que en 1817 fueron cobrados 575 ejemplares solamente en la comunidad asturiana. Todo un dato por sí mismo de sobra elocuente que no necesita comentario.

 De cuál sería la conflictividad, si la hubiera,  referente a los daños que producía el lobo,  no se tienen noticias. Si se sabe, sin embargo,  que la captura de uno de estos animales tenía para su autor el cobro de una tasa (tan desproporcionada era la densidad), que bien pudiera ser en metálico, es decir: en monedas de curso legal que la Administración le aportaba. Aún no habían llegado, ni se les esperaba, los animalistas-conservacionistas a su mayor zenit de gloria reivindicativa en pos del fomento y protección

Pasado el tiempo se legalizó la figura del “alimañero,  si es que no la había ya, pero sin título que le acreditase hasta entonces; fundamentalmente se concedía este oficio a un “lugareño”  conocedor del mundo rural y de la naturaleza que le rodeaba; con la necesaria experiencia  sobre todo aquello que se relacionase con lo que pudiera suponer las vivencias del Lobo. Resultaron ser estos seudo-profesionales, de una gran eficacia; verdaderos especialistas en la misión encomendada: limpiar el monte, atenuando la densidad de cualquier tipo de fauna con  incidencia peligrosa para el desarrollo de las débiles. Fueron decayendo en su actividad estos colaboradores,  hasta un poco más allá de los años sesenta del siglo pasado  en el que el I. C.O.N.A. dio por concluida su participación.

Para los 10.000  kilómetros cuadrados que tiene de extensión la geografía asturiana, estos grupos familiares  es posible pensar que, dadas las especiales circunstancias que concurren,  son más que suficientes e incluso contraproducente sería ir más allá de estas cifras a la vista de los perjuicios y  la conflictividad que causan los ataques al ganado doméstico, las quejas  permanentes que desde el sector damnificado se hacen.

La cuestión es ¿para qué queremos más lobos en Asturias? La especie, a día de hoy, está consolidada, no se necesitan más. ¿70-80 camadas sería posible soportarlas? Si la pretensión es esa, cuantificar a mayores, cada día más, llegando hasta límites  que los damnificados no están dispuestos a soportar lo que para ellos es una auténtica desgracia, solamente  por el mero hecho de que cada vez haya más lobos, en base a no sabemos a qué teorías, sin tener en cuenta las consecuencias, se entraría en una situación enormemente conflictiva, conceptuada de máximo riesgo, por los continuos enfrentamientos entre el sector perjudicado en defensa sus legítimos intereses y los proteccionistas de este tipo de fauna, que son los que no tienen nada que perder.

Pero hay que preguntarse, ¿Cuál es el límite máximo, si lo hay? ¿Debe de haberlo? No debemos evadirnos de la realidad de que el Lobo al igual que todo tipo de fauna silvestre, tiene que tener su espacio en el hábitat natural. Lo ideal sería, desde el punto de vista de un ciudadano de a pie,  mantenerlo, lógicamente, dadas sus especiales características,  en parámetros de sostenibilidad que no interfieran en una normal convivencia con el hombre,  dado que el lobo, mata (4.045 reses  en Asturias en el año 2013) para comer y mucho más. Se desprende de esta situación el número de reses muertas, que no comidas,  como rastro continuado que deja tras de sí de estos luctuosos siniestros que perpetra,  sin que hasta el momento, nadie de los expertos con los que he podido hablar me haya dicho nada del porqué actúa así, que  haga la explicación convincente. A lo más que han llegado es a decirme que las ovejas, cabras degolladas, son en prevención de tener avituallamiento para alimentarse. Es decir: producir un efecto despensa. No me lo creo, más que nada, porque no vuelven al mismo escenario, solamente pasado el tiempo, si la ocasión les es propicia o cuando se ven muy apurados por la necesidad. Tienen que ser otras las causas de estas “ceremonias de muerte”. Reconocer el instinto de este animal que la naturaleza le ha proporcionado, será lo último que hagan quienes le protegen; lo tienen como principio.

Hay dos tipos de daños. Uno es el económico que produce la pérdida de un rebaño de bovinos o unidades de vacuno o caballar,   y  otro,  el moral. No todo consiste en atender las pérdidas a través de indemnizaciones que después de múltiples reclamaciones a la Administración esta hace efectivas, no sin  antes haberse hecho la “remolona” y puesto trabas para reducir la valoración del importe y  demorar el pago. Existe otro factor que no es el crematístico o la reposición de animales como compensación. Me refiero a la desolación que produce encontrarse con el trabajo derruido. La percepción que recibe el ganadero cuando gira visita diaria a su rebaño pata atenderlo y comprobar que todo está en orden y se encuentra con un panorama inesperado, de características dantescas, consecuencia de ver la mayoría de sus animales sin vida; comidos los menos, moribundo otros, y los más, muertos por la acción del lobo: a la fuerza tiene que ser descorazonador. Estas cosas han sucedido, no una, sino varias veces, al mismo. Se repiten con demasiada frecuencia en el sector. ¿Qué es lo que tiene que sentir en esos momentos el afectado? Todas las ilusiones puestas en una lucha diaria en mantener unos recursos; de mejorar la calidad genética de sus animales para garantizar la calidad de sus productos en el mercado con el objetivo puesto en sacar un redito  para poder vivir él y su familia, se han constituido en perdida material. Es empezar de nuevo, con todas las dificultades que eso con lleva. No hay derecho

  Por tanto, menos lobos y más atención  a quienes sufren de verdad de sus ataques.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Palabras claves , , , , ,
publicado por eduardobros a las 05:36 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
SOBRE MÍ
FOTO

Eduardo Bros Martínez



» Ver perfil

CALENDARIO
Ver mes anterior Noviembre 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930
BUSCADOR
Blog   Web
TÓPICOS
» General (375)
NUBE DE TAGS  [?]
SECCIONES
» Inicio
ENLACES
MÁS LEÍDOS
» 50 AÑOS DE HOMOLOGACION DE TROFEOS DE CAZA MAYOR EN ESPAÑA. (Formulas oficiales y metodologías de valoración)
» RECECHANDO VENADOS "ESCAPONES" EN PEÑA MAURIN-GRADO (ASTURIAS). ME QUEDE SIN OPCION.
» EXCELENTE TEMPORADA DE JABALIES EN EL COTO SOCIAL DE GRADO. (ASTURIAS)
» EL JABALI EN ASTURIAS ES EL PROBLEMA Y LA SOLUCION
» GALERIA DE IMAGENES
» JAVIER ORNIA: PASION POR LA CAZA
» CUADRILLA JABALINERA DE TOLINAS (GRADO-ASTURIAS)
» LOS CAZADORES ASTURIANOS EN CLARA DISCRIMINACIÓN
» Monteros de la Peña de Caza Tolinas, de Grado
» SOBRE EL NIVEL POBLACIONAL DEL CORZO EN ESPAÑA
SE COMENTA...
» GARANTIAS LEGALES SUFICIENTES A LOS CAZADORES PARA REGULAR AL LOBO
1 Comentario: martine
» RECECHANDO EN EL SUEVE GAMO MACHO TROFEO
1 Comentario: http://www.wp.de
» CAZA SIN MUERTE. LO ABSURDO DE UNA PROPUESTA
1 Comentario: ruben
» LA CAZA DE JABALIES SIN CUPO EN ASTURIAS-
1 Comentario: J.A SOL IGLESIAS
» ODIO VISCERAL HACIA LOS CAZADORES
2 Comentarios: Juan Ángel, tit
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad