Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
El Coto de Bros
Blog de Caza
25 de Enero, 2015    General

DE JABALÍES Y TRACTORES


Foto del autor con un jabalí cobrado  en libertad en el Coto Social, denominado Llanera (Asturias).

Pudiera parecer que no tienen relación, los unos con los otros. Verán que sí, aunque parezca extraño vincular a animal y maquinaria de características tan sumamente dispares. Pero es evidente que tienen interdependencia muy estrecha, cumpliendo funciones especificas; indaguemos un poco. En principio ambos elementos tienen en común que  su lugar de ubicación es el medio rural  -algo muy significativo-, aunque el jabalí y sus proles se acercan cada día al humano y se constituye en un vecino urbanita más, instalado en los barriales periféricos de las ciudades y villas menores. El jabalí es una  especie declarada cinegética, susceptible de ser aprovechada como recurso natural sostenible y el tractor otorgando cobertura, como medio mecanizado de apoyo que le haga al hombre-campesino la servidumbre del trabajo en el campo menos penosa.

La caza del jabalí representa para el cazador, un valor preferencial estimativo en la actividad que ejerce. Siempre ha tenido connotaciones especiales que le han permitido obtener sentidas emociones. La utilidad del tractor, como fuerza motriz, es de múltiples aplicaciones: sirve, incluso, como elemento de transporte; el diseño estructural que le caracteriza faculta a su propietario a unir complementos de gran utilidad  que les hacen ser más eficaces en las tareas de añadir valor a sus explotaciones agrarias.

Cuenta un  amigo mío cazador, muy aficionado a esta actividad, como le fue en una primera y, por lo que me dice, reafirmándose categóricamente en su experiencia, última ocasión de practicar la caza del suido  en una finca de titularidad privada, clasificada como cinegética,  de esas que tanto abundan de Madrid para abajo, de formación especial, dadas las peculiaridades de su composición y desarrollo puesto que su patrón de comportamiento en cuanto a gestión y aprovechamiento no son precisamente un referente adecuado, aunque si legal,  que tengan en cuenta los principios fundamentales de todo aquel que  sienta en su fuero interno el arte de la caza.

El hecho es que mi animoso compadre, ilusionado ante las perspectivas que  contaban y no paraban; esperanzado ante las alusiones de buenos augurios de lo que supondría, una fructífera jornada de caza, como primera cita en aquellos parajes, tan distintos a los norteños de su residencia cotidiana, recibía sensaciones expectantes, persuadido como estaba de realizar prometedores lances a “cochinos” en gran cuantía y de forma que le congratulase.

 Las primeras sensaciones recibidas, una vez instalado en la casa de campo  de aquellos terrenos, antiguo cortijo, reformado a efectos de constituirse en  un lugar de descanso y residencia temporal para su explotación comercial,  con otro giro empresarial distinto a la de su creación,  resultaron altamente  satisfactorias; buen ambiente entre los allí reunidos que serían sus compañeros de partida venatoria; comentarios de veteranos  de estos encuentros jabalineros alabando la alta densidad y calidad  en los trofeos de jabalíes que tenía la finca, conocida por estas características en participaciones anteriores.

Excelente la organización de todos los actos previos y posteriores. Agradable descanso después del largo viaje, calidad gastronómica la ofrecida, y buen servicio. Al alba, en pié, desayunos típicos de aquellas tierras y reunión de juntas para el sorteo de puestos. Adjudicado su número que certificaba el lugar de ubicación en que se encontraba su puesto, este tendría lugar en una zona situada en los límites de la montería.

El tractor esperaba a la puerta del antaño cortijo, serviría de elemento de transporte, pues se le había adosado una extensa plataforma con asientos. Una vez apostillados los reales aposentos en aquellos rellanos supletorios, cargados con sus bártulos y luciendo armamento especifico de supuesta gran precisión y positivos efectos secundarios, transcendentales para el cobro de la pieza, siempre y cuando la puntería haya sido afinada, un grupo de cazadores, iniciaban el recorrido, rumbo al cazadero. El bus-tractor circulaba por senderos oscilantes, intrincados, dado lo irregular del estado de su calzada.

Pronto fueron dejadas las primeras esperas. Nuestro protagonista, según cuenta, le correspondería ser el último de la fila. Durante el trayecto observaba sin perder detalle de la densa vegetación y sus características que florecían en  el área a recorrer por los monteros agitando a sus perros en la espesura del monte, con el objeto de mover a los jabalíes de sus encames y posterior salida a los tiraderos. En esas estaba centrado; no serían disparos fáciles, la alta maleza dificultaría la visibilidad; convendría estar muy atento a lo que las rehalas con sus inconfundibles latidos le harían llegar; debería, por tanto, estar  alerta a cualquier movimiento y ruido sospecho que se produjera desplegado por los “guarros”.

La plataforma se iba desalojando de inquilinos, dejando a cada uno en su sitio. Sentado, mientras se avanzaba, ensimismado en intentar dar solución de la mejor manera posible en lo que suponía  numerosos lances en aquella jornada de caza tan añorada; la población “cochinera se presumía notable”, no obstante,  esta quedó constatada en sus retinas, pues alguno de estos animales, se había dejado ver cercanos al vehículo a motor. Un hecho que le extrañaba, pero que podía ser sinónimo, de que, ciertamente, la abundancia de jabalíes en aquellos pagos correspondía con las promesas de que le habían hablado.  

A punto de finalizar el trayecto, se producía una situación insólita, inesperada para el protagonista del relato que echó por tierra todas sus ilusiones. Relata el autor, cada vez se avistaba un superior número de jabalíes; orillaban remoloneando en torno al tractor, la cercanía se hacía más patente, aumentaba considerablemente la partida de estos animales que rodeaban el vehículo impidiéndole continuar; una especie, a  pesar de estas situaciones,  declarada cinegética,  nacidos y  criados hasta edad adulta en cautividad, constituidos como ganadería domestica para su aprovechamiento intensivo en cercas y vallados, fuera de la tradicional actividad que ejerce el estilo ético de la caza.

Oír el motor de aquel artefacto movil, acostumbrados a su tono, suponía para estos bichos el efecto llamada que le preocupase alimentación. Decepcionado y enfurecido el amigo presentó la debida reclamación, sin  noticias hasta el momento. Claro que hay interrelación entre jabalíes y tractores; que se lo pregunten a los “guarros” quien les da de comer y algún que otro cazador que así se considere. Los otros, los que practican este tipo de aprovechamiento ¿Cómo diablos,  les denominaremos?    

 

 

      

 

 

 

 

 

Palabras claves , ,
publicado por eduardobros a las 08:21 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
SOBRE MÍ
FOTO

Eduardo Bros Martínez



» Ver perfil

CALENDARIO
Ver mes anterior Agosto 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031
BUSCADOR
Blog   Web
TÓPICOS
» General (365)
NUBE DE TAGS  [?]
SECCIONES
» Inicio
ENLACES
MÁS LEÍDOS
» 50 AÑOS DE HOMOLOGACION DE TROFEOS DE CAZA MAYOR EN ESPAÑA. (Formulas oficiales y metodologías de valoración)
» RECECHANDO VENADOS "ESCAPONES" EN PEÑA MAURIN-GRADO (ASTURIAS). ME QUEDE SIN OPCION.
» EXCELENTE TEMPORADA DE JABALIES EN EL COTO SOCIAL DE GRADO. (ASTURIAS)
» EL JABALI EN ASTURIAS ES EL PROBLEMA Y LA SOLUCION
» GALERIA DE IMAGENES
» JAVIER ORNIA: PASION POR LA CAZA
» CUADRILLA JABALINERA DE TOLINAS (GRADO-ASTURIAS)
» LOS CAZADORES ASTURIANOS EN CLARA DISCRIMINACIÓN
» Monteros de la Peña de Caza Tolinas, de Grado
» SOBRE EL NIVEL POBLACIONAL DEL CORZO EN ESPAÑA
SE COMENTA...
» CAZA SIN MUERTE. LO ABSURDO DE UNA PROPUESTA
1 Comentario: ruben
» LA CAZA DE JABALIES SIN CUPO EN ASTURIAS-
1 Comentario: J.A SOL IGLESIAS
» ODIO VISCERAL HACIA LOS CAZADORES
2 Comentarios: Juan Ángel, tit
» MENTIRAS CONTRA LOS CAZADORES EN TORNO AL LOBO
1 Comentario: anonadado
» ÉRAMOS POCOS Y AHORA ESTO..CAZA Y SENDERISMO
1 Comentario: leer mas
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad