Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
El Coto de Bros
Blog de Caza
22 de Julio, 2010    General

HISTORIAS ANTIGUAS DE CAZA Y CAZADORES. RECLAMABAN AL "DOCTOR" (1ª parte)



                                     

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       La La caza, desde  la realización de su movimiento, requiere  de  prólogos y epílogos que forman parte de un complemento añadido de su  acción. No se le  debe atribuir únicamente  al hecho de  cazar,   la razón  propia que  resulte de su actividad. Acoge la cinegética  como fiel guardián de su pasado, el poder narrativo de  secuencias antaño acontecidas a miembros de su   numeroso colectivo. Manantial inagotable y generoso por el que fluyen,  como identificación de épocas pasadas, historias de veracidad fiable unas  y de dudosa  credibilidad por su tono grandilocuente otras. Vivencias acontecidas a veteranos de este ejercicio venatorio que sorteaban, por cumplir con sus ilusiones, verdaderos escollos plagados de dificultades,  que no por ello les hacían inasequibles al desaliento. La caza se manifestaba con otras coordenadas distintas a las actuales. Cazar, nos cuentan,   suponía todo un claro ejercicio de voluntad para poder desarrollar este deporte. Densidad de especies cinegéticas en constante regresión,  lo que quería decir un nivel poblacional muy bajo y su localización en zonas abruptas y alejadas de su acercamiento lo que suponía  un verdadero esfuerzo físico. Desplazamientos largos, vehículos inadecuados,  carreteras de transito dificultoso, accesos a terrenos de caza intransitables,  hospedajes escasos y deficientes  y  como colofón a todas estas vicisitudes,  falta  de alimentos como señas de identidad,  características de toda una época pasada.

  En esas condiciones estaban aquellos aficionados y así viajaban. A la expectativa de saber vadear las dificultades que les pudieran sobrevenir que,  dada su experiencia en estas “lidias”  solventaban de la mejor manera que procediese; animados por su incombustible afición; pertrechados de perros de pluma y escopetas y de  todos los demás enseres; unidos  y acondicionados malamente en el reducido habitáculo que formaba el interior del pequeño automóvil, salieron dispuestos y confiados, para un período de 3-4 días, hacia el Sur-occidente de Asturias, terrenos de caza menor en los que algún que otro bando de perdices componían el señuelo de sus anhelos. Escasos de víveres (años en los que la necesidad obligaba a  restringirse) decidieron no darle mucha importancia al asunto, confiados en resolver esta cuestión mayor una vez llegados a su lugar de destino. Las provisiones trasportadas  eran exiguas, alcanzarían para aquella noche y como mucho para la medía mañana, lo que implicaría solicitar en el lugar de aposento les proporcionaran de lo necesario y suficiente para el resto de las demás jornadas de caza.

Uno de los cazadores de aquel grupo viajero, aficionado a la medicina, gran lector sobre aspectos generales de la misma,  había sido ”bautizado” por sus colegas de partida, con el titulo honorifico de “el “doctor”,   cuestión esta que, al referirse a él, no pasaba desapercibida para los residentes en aquellos lugares extraídos del alma más profunda de nuestra tierra, completamente desasistidos de estos servicios médicos y alejados de núcleos de población en donde poder avituallarse de medicinas.

Una negativa, sobre la aportación de víveres,  como respuesta inesperada,  se le hizo llegar por las gentes del lugar. Afirmaban que los tiempos en que se vivía (finales años cuarenta, siglo pasado) muy difíciles, sin materia prima cosechada, les impedía almacenar alimentos, resultando Imposible el  poder asistirlos en estas necesidades. Incrédulos, ante esta noticia, porfiaron con el objeto de ablandar a las buenas gentes de aquella pequeña localidad, sin resultado positivo. Ante estos hechos, decidieron hacer noche  y regresar  al día siguiente, después de aprovechar las primeras horas de la mañana cazando. Retirados a los dormitorios a descansar y ya en la cama  con el sueño cogido, fueron despertados  a media noche;  sintieron fuertes golpes  en la puerta de entrada a la casa, ruidos y voces:  llamaban, muy nerviosos,  al   “doctor”, pues uno de los habitantes de aquel pueblo tenía un hijo que súbitamente se había puesto  enfermo; padeciendo unos fortísimos dolores de cabeza que no cejaban, ante  el temor de sus familiares que no las tenían todas consigo,  llenos de  incertidumbre, pues en el enfermo la dolencia no solo no remitía  sino que  iba en aumento, por lo que temían  un fatal desenlace. Llegados a oídos del falso  “Medico” esta petición de ayuda, renegando del apelativo conferido y recriminando a los autores concesionarios de este título rimbombante  de las consecuencias que se pudieran derivar de la inusual situación, imposible revertir y decir la verdad sobre el calificativo tan generoso que sus compañeros le otorgaban no  le quedaba otra más que afrontar el trance. Siempre previsor, transportaba en el  morral un pequeño botiquín, como precaución ante cualquier emergencia que se pudiera llegar a dar;  en esta ocasión aspirinas y optalidones (hoy daría positivo en un control antidoping) formaban  parte del bagaje sanitario.

Recibidos y escuchados los reclamantes, impuesto de lo que se suponía era  una   grave situación, optó por “recetar” el segundo de estos dos calmantes  y a esperar resultados. Despachado el asunto: nuevamente a la cama. No hubo más insistencia por parte de los lugareños, la noche transcurrió sin sobresaltos,  cuestión que achacó a lo positivo de su remedio.  Amanecía y todo el mundo en pié;  próximos a partir para el cazadero, fueron abordados, con gran sorpresa para ellos,  por varios vecinos que les expresaban, en especial al “doctor”, las gracias por atenderles y lo sabio y oportuno que había sido con su intervención,   pues al chico, una vez  tomadas las dosis suministradas de aquel medicamento, pronto le habían desaparecido los dolores y descansaba plácidamente.  En agradecimiento les hicieron entrega de varios paquetes conteniendo todo tipo de embutidos, quesos y salazones, con su correspondiente pan y vino. Ni que  decir tiene que, ante esta eventualidad tan irrenunciable,  las posibilidades de seguir cazando el tiempo previsto, aumentaba su estimulo y despejaba su futuro inmediato.   

 

    

 

Palabras claves , , , , ,
publicado por eduardobros a las 15:08 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
SOBRE MÍ
FOTO

Eduardo Bros Martínez



» Ver perfil

CALENDARIO
Ver mes anterior Agosto 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031
BUSCADOR
Blog   Web
TÓPICOS
» General (365)
NUBE DE TAGS  [?]
SECCIONES
» Inicio
ENLACES
MÁS LEÍDOS
» 50 AÑOS DE HOMOLOGACION DE TROFEOS DE CAZA MAYOR EN ESPAÑA. (Formulas oficiales y metodologías de valoración)
» RECECHANDO VENADOS "ESCAPONES" EN PEÑA MAURIN-GRADO (ASTURIAS). ME QUEDE SIN OPCION.
» EXCELENTE TEMPORADA DE JABALIES EN EL COTO SOCIAL DE GRADO. (ASTURIAS)
» EL JABALI EN ASTURIAS ES EL PROBLEMA Y LA SOLUCION
» GALERIA DE IMAGENES
» JAVIER ORNIA: PASION POR LA CAZA
» CUADRILLA JABALINERA DE TOLINAS (GRADO-ASTURIAS)
» LOS CAZADORES ASTURIANOS EN CLARA DISCRIMINACIÓN
» Monteros de la Peña de Caza Tolinas, de Grado
» SOBRE EL NIVEL POBLACIONAL DEL CORZO EN ESPAÑA
SE COMENTA...
» CAZA SIN MUERTE. LO ABSURDO DE UNA PROPUESTA
1 Comentario: ruben
» LA CAZA DE JABALIES SIN CUPO EN ASTURIAS-
1 Comentario: J.A SOL IGLESIAS
» ODIO VISCERAL HACIA LOS CAZADORES
2 Comentarios: Juan Ángel, tit
» MENTIRAS CONTRA LOS CAZADORES EN TORNO AL LOBO
1 Comentario: anonadado
» ÉRAMOS POCOS Y AHORA ESTO..CAZA Y SENDERISMO
1 Comentario: leer mas
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad